Que ver en Berga

Que ver en Berga

En la comarca del Berguedà encontraremos a los pies de la sierra de Queralt su capital Berga. Situada en el pre Pirineo y el valle del Llobregat, ha sido de gran importancia su ubicación geográfica en el centro de la comunidad de Cataluña para importantes comunicaciones sociales y económicas.

Una excursión que no podemos olvidarnos hacer es la montaña de Queralt. Podemos subir en coche y a pie, la duración subiendo caminando sería de entre tres cuartos de hora y una hora. A lo largo del recorrido podemos ir encontrado diferentes capillas, donde podemos descansar unos minutos antes de seguir. Una vez arriba podemos llegar hasta el santuario cogiendo el funicular inclinado o podemos seguir a pie subiendo por unas escaleras que rodean la montaña, donde disfrutaremos de unas vistas panorámicas y bellas.

Una de sus fiestas más populares es La Patum. Está declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad desde el año 2005 y se celebra en la semana de Corpus Christi cada año. Esta celebración consiste en representaciones históricas con figuras simbólicas y místicas bailando al ritmo de tambores, músicas y melodías tradicionales. Junto con la utilización de otros de sus elementos característicos, el fuego y los diversos artefactos pirotécnicos que animan la fiesta. Un espectáculo teatral en la calle que ha sabido mantener las antiguas celebraciones medievales.

Algunos de los museos y salas de exposiciones que podemos visitar son el Centro de Interpretación de Berga, el Museo del circo o la casa de La Patum.

Berga, un destino obligado en otoño

El ecuador de noviembre es un momento propicio para acercarse hasta la emblemática localidad de Berga, capital de la comarca del Berguedà (Barcelona).

Rodeada de seductores paisajes que destilan preciosas tonalidades rojizas y marrones del otoño, esta población alcanzó una gran prosperidad en el pasado como punto neurálgico de la Revolución Industrial, gracias al empuje de la minería y del sector textil. De hecho, un telar inventado en 1770 y conocido como Berguedana marcó un antes y un después en el tejido fabril de la época.

Con la huella de esta etapa aún presente, Berga se ha convertido hoy en un tranquilo municipio de poco más de 17.000 habitantes que, en estas fechas, acoge cada fin de semana a numerosas familias que acuden a sus inmediaciones en busca de los preciados "rovellons", una de las setas más valoradas del recetario catalán.

Esta atractiva población, que se despliega a los pies de la sierra de Queralt, tiene como artería más importante la calle Major o de la Ciutat. Ésta constituye una excelente muestra de la antigua villa amurallada de Berga. El portal de Santa Magdalena es el último vestigio que se conserva de las viejas murallas, derribadas en el siglo XVII.

Asimismo, la referencia monumental más antigua es la iglesia de Sant Joan, que reúne elementos arquitectónicos románicos y góticos. A su vez, en la plaza de Sant Pere se eleva la parroquia de Santa Eulàlia, de factura barroca. Su interior da cabida a unas pinturas atribuidas a Antoni Viladomat (uno de los puntales de la pintura catalana del siglo XVIII) y un órgano del siglo XIX.

En cualquier caso, Berga debe su fama internacional a su tradición más arraigada: la Patum, declarada en el 2005 Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. Este esperado festival tiene lugar todos los años en el mes de junio, coincidiendo con la fiesta del Corpus Christi.

Del mismo modo, también se aconseja visitar las cercanas poblaciones de Gósol y Saldes, dos hipnóticos núcleos de montaña. Asimismo, especialmente en época invernal, podéis esquiar en La Molina, estación del Pirineo catalán que se halla a solo 50 kilómetros al norte de Berga.

Santuario de Santa Maria de Queralt

Situado al noroeste de la ciudad de Berga y en la cabecera de la Sierra del Queralt, el Santuario de Santa María de Queralt es uno de los atractivos más importantes de toda la comarca del Berguedà.

A una altura de 1200 metros, ha sido llamado como el “balcón de Catalunya” gracias a su ubicación y el paisaje que se puede vivir. El rincón donde hoy de levanta el santuario corresponde, según parece, al espacio que habría ocupado el castillo de Guillem de Berguedà.

En el conjunto arquitectónico de Queralt tenemos que integrar el Santuario, lugar donde se venera la imagen de la Madre de Dios de Queralt y un notable edificio anexo que acogió en su época la hospedería del Santuario, donde hoy podemos encontrar un restaurante y la estación del funicular. Así, también tenemos que considerar como parte del Santuario la iglesia de La Cova, donde, según dice la leyenda, se encontró la imagen de la Madre de Dios.

La actual iglesia es un edificio levantado en el siglo XVIII. Originariamente hubo un retablo monumental barroco hecho por Pere Costa, pero éste fue destruido durante el año 1936. El templo es de estilo renacentista y se compone de una nave central con dos laterales. Tiene una sacristía muy espaciosa y encima de la sacristía podemos encontrar el camarín de la Madre de Dios, igualmente espaciosa.

La portada que da acceso al templo es obra del arquitecto Josep A. Coderch en el año 1966, la cual fue una restitución muy simple pero bien encontrada según la funcionalidad originaria del edificio. En los años setenta se acabó el campanario, una torre circular que se levanta independiente al lado de la iglesia, y se colocaron las nuevas campanas. En los años 90 se acomete la restauración definitiva del interior de la iglesia y el camarín bajo la dirección del arquitecto lugareño Lluís Boixader, el cual le ha dado su aspecto actual.

La imagen de la Madre de Dios es una pequeña talla de madera de unos 50 centímetros de altura. Representa a la Madre de Dios sentada y en la mano izquierda coge su hijo situado de pie en las rodillas de la madre. Sostiene un libro con la mano izquierda, libro que bendice con la derecha. Si queremos visitar la Cueva, ésta se encuentra adosada a la roca de Queralt, donde hay un oratorio conocido como la cueva de Santa Helena, lugar donde la tradición sitúa el encuentro de la imagen por un pastor.

Aviso legal - Politica de privacidad - Contacto - © 2021 Fr Calella Diputación de Barcelona Canet de Mar