Que ver en Pujalt

Que ver en Pujalt

Una niebla persistente y algunas rachas de viento indican al viajero que ha alcanzado uno de los puntos más elevados de la subcomarca barcelonesa de la Alta Anoia, también conocida como Segarra Calafina: el altiplano de Calaf.

Precisamente, este mirador privilegiado acoge la bellísima localidad de Pujalt, una deliciosa villa sita tan sólo a 10 km de Igualada y que en el 2010 apenas contaba con 205 habitantes. En cualquier caso, su trazado constituye un excelente compendio de arquitectura medieval, por lo que bien merece una visita atenta y detallada.

De hecho, muchos de sus casas aún exhiben muros de piedra vieja y oxidada —arrancada quizás del castillo en ruinas, situado en el Puig de la Mota (773 m)—, y que parecen haberse detenido en el tiempo. Al innegable atractivo de su arquitectura popular, que se concreta en un casco antiguo pintoresco y de gran poder evocador, se suma un reducido pero interesante patrimonio monumental que sin duda cautivará al recién llegado.

En este sentido, conviene referirse a la iglesia de la Concepció, ubicada en uno de los extremos del pueblo. Construida en el siglo XIV y dotada de una bóveda apuntada, destaca sobre todo por un original y robusto campanario de espadaña asimétrico. Asimismo, también hay que referirse a una notable imagen gótica de la Virgen, que puede contemplarse en el interior del edificio.

No muy lejos de allí, se alza el otro gran activo turístico de la población: la iglesia de Sant Andreu. Se trata de un templo parroquial de estilo románico tardío con añadidos posteriores.

Finalmente, también se recomienda acercarse a conocer la capilla de Sant Ponç (de factura románica, aunque muy restaurada) y la fuente dels Enamorats.

En las inmediaciones, es más que aconsejable pasear por el pequeño pueblo de L'Astor, salpicado de callejuelas de gran tipismo con portales y pasos cubiertos. A su vez, cabe recordar que otro núcleo de población vecino, Vilamajor, cuenta con la capilla de Sant Joan, en ruinas.

Centro de entrenamiento republicano en Pujalt

Quizás presentemos uno de los restos arqueológicos más recientes e interesantes que hoy día se puede visitar en la comarca de Anoia. Se trata de los restos de la base de Instrucción Militar del XVIII Cuerpo del Ejército Popular de la República.

Durante la Guerra Civil, a mediados del año 1938 se instaló en Pujalt esta base de instrucción militar, siendo como otros muchos centros de instrucción gubernamental, una pieza clave en la organización y preparación de los contingentes, dedicados a corregir el déficit más grave del Ejército Popular: la falta de instrucción, disciplina y mandos.

Su función era instruir a soldados que habían sido heridos o retirados del frente, con tal de que pudiesen recuperar para la lucha y volverlos a enviar al frente, así como preparar nuevas levas como la conocida Leva del Biberón.

El campamento se situaba en las umbrías, llegando a Pujalt, conviviendo con los refugios situados a pie de carretera, bajo el bosque de la umbría. Los bosques de Pujalt también guardan bastantes restos, desde las bases de las tiendas suizas donde los soldados estaban alojados, hasta los restos de los nidos de ametralladoras, del cuerpo de guardia o trincheras, todos ellos elementos arqueológicos que nos podrán llevar a un pasado no tan pasado.

Actualmente podemos visitar los restos de este complejo y de las dependencias asociadas situados en el casco urbano de Pujalt.

En fin, se trata de monumentos patrimoniales poco típicos pero necesarios para no perder la memoria de lo ocurrido, también historia, por lo que merece ser visitado. Se trata de un pasado que pese a no existir aún se observa a la vuelta de la esquina, por lo que resulta interesante ver las reacciones de cada visitante, de cada turista que se acerca al puesto de mando para tratar de meterse en el papel de los oficiales que llevaban aquellas campañas e instrucciones.

Es, pues, una visita necesaria si vamos a Pujalt, accesoria con otros monumentos de la ciudad y de la comarca, pero necesaria por ella misma por su valor poco común. Al fin y al cabo se trata de los pocos vestigios republicanos no posteriormente erigidos que quedan en España.

Aviso legal - Politica de privacidad - Contacto - © 2021 Fr Calella Diputación de Barcelona Canet de Mar