Que ver en Vilafranca del Penedès

Que ver en Vilafranca del Penedès

Vilafranca del Penedès es uno de los pueblos más emblemáticos de Catalunya. Con un núcleo antiguo de atmósfera tranquila y agradable, este pueblo de la provincia de Barcelona es famoso por sus vinos del Penedès. Los caldos criados en las viñas de la comarca poseen la denominación de origen del Penedès, por lo que si se visita la zona no viene de más llevarse alguna que otra botella de recuerdo.

En el pueblo de Vilafranca, el núcleo antiguo de la ciudad se organiza alrededor de la plaza de Santa María, donde se encuentra una iglesia gótica del siglo XV con el mismo nombre. La cripta del templo es obra de Josep Llimona, que más allá de Antoni Gaudí, también es conocido por su modernismo. La fachada es neogótica y data de 1905. Delante de la iglesia podremos encontrar el Palacio Real, palacio donde se firmó la Concordia de Vilafranca, es decir, documento por el que Carlos, hijo del monarca Juan II, era nombrado heredero y lugarteniente general de la Corona de Aragón.

El palacio fue construido entre los siglos XI y XIII, en estilo románico, pero fue reformado entre los siglos XIV y XVI donde se le dio el aire gótico actual. Además, hoy en día el Palacio Real alberga el Museo de Vilafranca, el Museo del Arte, el Museo Arqueológico, el Museo de Geología, una colección de ornitología y un más que interesante Museo del Vino, donde se muestra la historia de la producción vinícola desde la época romana.

Un poco más allá de esta plaza histórica nos encontraremos con la casa de la Vila y la casa Macià (bella representación de la típica casa catalana). También se encuentra cerca la plaza de la Vila, donde se alza la iglesia de Sant Joan, del siglo XIV. También podemos pasear por la rambla de Sant Francesc, en el centro de la ciudad y donde se encuentra la iglesia de Sant Francesc, de origen gótico y con un claustro que representa lápidas romanas y góticas.

Por último, para quedarnos con la impresión exacta de este Vilafranca del Penedès, es decir, de este pueblo tradicional moderno, vinicultor, podemos visitar otros monumentos que se dispersan por el casco antiguo y que están bien indicados, así como por ejemplo la casa Baltà, del siglo XVI.

Vilafranca y Sant Sadurní, vino y cava

La provincia de Barcelona es una gran desconocida por el apego cultural, artístico y monumental que tiene Barcelona. No obstante, las provincias, son mucho más que las capitales y aunque en este blog nos centremos más que nada en la capital, no nos olvidamos del resto.

Barcelona (la provincia) posee una gran tradición vinícola que aunque escondida, cada vez está cogiendo más fama y renombre en el mundo del vino español. Así, ya hemos hablado de Vilafranca del Penedès, capital de la comarca del Penedès y una de las ciudades más importantes de la provincia de Barcelona (más allá del área metropolitana).

Vilafranca es, seguramente, el centro vinícola más importante de Cataluña y es muy recomendable, si se es amante del vino, hacer una visita al Museo de Vilafranca y al Museo del Vino, instalados ambos en un precioso edificio gótico y que nos muestra cómo la historia de la capital del Penedès ha estado muy ligada al vino. Justo al frente podremos ver la Basílica de Santa María, del año 1.285.

En el panorama vinícola de la provincia de Barcelona, le acompaña a Vilafranca Sant Sadurní d'Anoia, capital del cava catalán, tan bueno como controvertido. Aquí, en Sant Sadurní, podremos ver que en más de un centenar de bodegas que se sitúan en el municipio, se producen, nada más y nada menos que 140 millones de botellas anuales de Cava. Es decir, más que suficiente para inundar las nocheviejas españolas del Champagne catalán.

En octubre se celebra en Sant Sadurní la Muestra de Cavas y Gastronomía, en la que se podrán degustar los productos de las bodegas que participan.

Se puede llegar tanto a Sant Sadurní como a Vilafranca en trenes de cercanías de Renfe y, si se prefiere, cogiendo la AP-7 o la nacional dirección a Tarragona.

En fin, vemos que Barcelona es algo más que edificios emblemáticos y exposiciones excepcionales. La provincia de Barcelona posee una gastronomía (si el vino se puede meter en este arte) muy desconocida pero muy agradable. ¿Quién no ha probado alguna vez el vino catalán? ¿y el cava? Barcelona esconde secretos muy agradables de destripar y el vino de Vilafranca y el cava de Sant Sadurní, junto a la visita de ambas ciudades, es uno de esos secretos.

Patrimonio natural del Alt Penedès

El Alt Penedès es la parte alta del Penedès, la parte de la comarca famosa por sus vinos que se encuentra en la provincia de Barcelona. Además de vinos, pero, tiene muchas más cosas y entre ellas su patrimonio natural es algo a destacar.

Si bien no disponen de un paraje emblemático como puede ser el Montseny en el Vallès Oriental o Sant Llorenç del Munt en el Vallès Occidental, en el Alt Penedès no nos podremos quedar de los espacios y rincones naturales de gran calidad, rincones que podremos encontrar tanto en la Sierra Prelitoral, Sierra Litoral como en el llano.

La Sierra Prelitoral que cierra la comarca por el norte nos ofrece suficientes atractivos para el amante del caminar. Es el caso, por ejemplo, del Puig Castellar, zona de fácil acceso y el punto culminante de la comarca, la cual posee una bonita panorámica, digna de disfrutarla. Otro de los referentes visuales del Alt Penedès son las ruinas del Castellot de Castellví, a la cual se puede ascender y bajar por diferentes vías haciendo un pequeño y estimulante circuito.

En cuanto a la Sierra Litoral, a diferencia de la zona acabada de comentar, sí que encontraremos conjuntos de espacios naturales protegidos como es el caso del Parque Natural del Garraf. En este parque podremos encontrar lugares tan atrayentes como desconocidos como el puig de la Mola o el puente natural de la Arcada.

En el norte del parque, el macizo del Ordal también nos ofrece rincones de gran belleza, sobre todo en los términos municipales de Subirats y Gelida, muy conocidos por su gran número de fuentes. En esta sierra también podremos encontrar el Parque Natural de la Olerdola y el del Foix, tan o más interesantes que la comentada.

En cuanto al llano, su atractivo más notable son las viñas. Se trata de un enorme jardín de viñedos perfectamente alineadas y hermosos a la vista. A parte de esto también podemos comentar la zona de Pèlags de Vilobí, un valioso espacio húmedo generado en unas canteras en desuso.

En fin, como en toda la provincia de Barcelona, en el Alt Penedés podremos encontrarnos con rincones apenas visitados por el turista pero con gran potencial para el visitante, hermosos lugares naturales donde el ser humano se ha tenido que adaptar a ella y no a la inversa como puede ocurrir en Barcelona capital, donde las colinas se han convertido en barrios altos de la ciudad.

Aviso legal - Politica de privacidad - Contacto - © 2021 Fr Calella Diputación de Barcelona Canet de Mar